Cemabasa. Cementerio Mancomunado de la Bahía de Cádiz
Inicio Contacto Galería
 

Una Cédula Real de Carlos III de 1787 prohibía los enterramientos en las iglesias, así como que los cementerios estuvieran dentro de los espacios urbanos. Así, en 1800 se empieza a construir, en las afueras de las murallas de Cádiz y respetando las 1.500 varas de seguridad que prescribía la ordenanza de la Junta de Fortificaciones, el Cementerio de San José de Cádiz.

La epidemia de fiebre amarilla de agosto de ése mismo año, precipitó su inauguración, sin que se hubiese terminado totalmente la ejecución del proyecto del arquitecto de la ciudad don Torcuato José Benjumeda.

Desde entonces, y tras sucesivas ampliaciones, vinieron las citadas instalaciones prestando servicio a la ciudad, hasta que, en enero de 1992, hubieron de suspenderse los enterramientos, por agotamiento de la capacidad del mismo.

Comienza en esa misma fecha el funcionamiento del Cementerio de la Mancomunidad de la Bahía en Chiclana y, consecuentemente, el traslado de restos, por parte de los familiares, hacia las instalaciones mancomunadas.   

En el año 1997, el Ayuntamiento de Cádiz, firma un Convenio de Encomienda de Gestión con la Mancomunidad de la Bahía y con Cemabasa por el cual, ésta última se hace cargo de la gestión de San José y de agilizar y fomentar el traslado de restos hacia las instalaciones mancomunadas.

Así, se inicia un proceso que tiene su punto álgido en el año 1999, en el que se desalojan nada menos que 3.816 unidades de San José, todas ellas con destino al nuevo cementerio de Chiclana. En la actualidad se han desalojado 28.277 unidades, de un total de 32.639, lo que supone el 86’64 % de las mismas.

Al tiempo que quedaban vacíos, se han ido derribando los bloques de nichos que se encontraban en estado de ruina, por lo que el aspecto actual del Cementerio de San José, resulta realmente inédito.

Cemabasa está construyendo, en sus instalaciones de Chiclana, una pirámide conmemorativa en recuerdo del viejo Cementerio de Cádiz. En su cúspide se erigirá la figura de un ángel, fundida en bronce, de tres metros de altura y en sus paredes, exteriores e interiores, se grabarán los nombres de los 285.141 vecinos que fueron inhumados en el Cementerio de San José durante toda su existencia. En la cripta subterránea de la pirámide serán, así mismo, inhumados los restos mortuorios que aún permanezcan en San José y que no hayan sido retirados por sus familiares.

El Ayuntamiento de Cádiz tiene proyectado en su PGOU la construcción, en el solar que dejará el viejo Cementerio, de una zona verde para disfrute de la ciudadanía, el Parque del Descanso. En cuya remodelación se conservará la vieja Capilla del Cementerio, en homenaje y recuerdo de cuantos gaditanos y forasteros recibieron en sus instalaciones el descanso eterno.