Cemabasa. Cementerio Mancomunado de la Bahía de Cádiz
Inicio Contacto Galería
 

También la Fiebre Amarilla de 1800, que asoló toda Andalucía, causó estragos en la población puertorrealeña, obligando a sus habitantes a sepultar los cadáveres infestados en lugares alejados del casco urbano como la algaida o la Esparraguera.

En 1803 se construye un cementerio en el olivar de San Benito que, debido a su proximidad con la población, no tardaría en agotarse. Es en 1885 que se comienzan las obras del actual recinto, coincidiendo, esta vez, con una epidemia de cólera que hizo necesario apoyar con más ahínco la construcción del proyectado cementerio.

García del Álamo, arquitecto provincial en esos años, fue el autor del proyecto que, teniendo en cuenta el crecimiento de la población, realizó los pertinentes cálculos que le llevaron a concebir un recinto de 200 metros de largo por 75 de ancho (15.000 m2) de los cuales se ocuparían 220 metros cuadrados con la capilla y dependencias varias y el resto, 14.780 se dedicarían, en su totalidad, a enterramientos.

La organización del recinto se efectúa en base a una calle central que lo atraviesa longitudinalmente, destinando las parcelas que conforman cuadrículas de viales, a enterramientos.

La construcción  respondió a lo proyectado, si se exceptúa la capilla con sus jardines y el basamento, que no llegaron a construirse. El Cabildo Minucipal, siendo alcalde Antonio Capriles y Osuna, asiste a la inauguración del primer cementerio municipal, dejando constancia del acto en la lápida de mármol que aún se conserva en la antigua entrada y que reza:

"EN EL AÑO DE 1885 SE INAUGURÓ ESTE CEMENTERIO BAJO LA ADVOCACIÓN DEL PATRONO SAN ROQUE POR INICIATIVA DEL ALCALDE DON ANTONIO CAPRILES Y OSUNA Y PARA CONMEMORARLO EL EXCMO. AYUNTAMIENTO DE 1896 ACORDÓ QUE SU NOMBRE Y AQUELLA FECHA SE GRAVEN EN ESTE MÁRMOL.

16-7-96 ”

No obstante las previsiones del arquitecto constructor, a finales del siglo XX la capacidad del recinto estaba prácticamente agotada, lo que propició que se construyeran varias cuarteladas de nichos en la parte externa del muro norte.

Finalmente, y en virtud del convenio de Encomienda de Gestión firmado por el Excmo. Ayuntamiento en el año 2000 con la Mancomunidad de Municipios de la Bahía de Cádiz y su empresa gestora, CEMABASA, a partir de dicho año se acometieron las importantes obras de adecuación y mejora de las instalaciones existentes, así como la ampliación efectuada por la cara sur, con la incorporación de modernos servicios de carácter funerario como las Salas de Duelo del Tanatorio Municipal, nuevas Oficinas, instalaciones de Medicina Legal, Horno Crematorio, cambiándose la entrada principal a la zona ampliada en la cara sur.

En el futuro se acometerán nuevas obras para continuar las mejoras del servicio, consistentes, básicamente, en la construcción de una nueva Capilla, la ampliación del número de Salas y la construcción de una Cafetería que dé servicio a los asistentes a los duelos.

En los últimos años, pues, y gracias al beneficioso Acuerdo firmado con la Mancomunidad, se han ido dando respuesta a las necesidades de modernización de éstos Servicios, situándolos al más alto nivel, merced, no sólo al cambio de fisonomía de las instalaciones, sino también a un cambio en la filosofía del servicio.